pelea

Este es quizás el seriado más largo que he realizado durante el tiempo en que llevo escribiendo para un emprendedor y lo he dedicado a errores típicos que cometen aquellas personas que tienen a cargo trabajadores. Así he venido hablando de formas erróneas de corregir a los empleadosno tener la capacidad de delegar, no tener personas indispensables en su equipono escuchar a nuestro equipo de trabajo. En esta quinta publicación hablaré de otro de los errores que en ocasiones se cometen y es no propiciar un buen ambiente de trabajo.

En grupos grande de trabajo, como en cualquier tipo de sociedad, van a haber personas que se quieren y otras personas que no; personas que trabajan animadas y otras que no; personas con un temperamento fácil y otras con temperamentos más difíciles. Es por esta razón que armonizar las relaciones entre las personas es no solo importante sino indispensable.

Muchas veces los equipos logran autorregularse y fácilmente se logra la armonía con la que todos deseamos trabajar. Sin embargo existen condiciones y situaciones que vuelven difícil esta labor, razón por la cual en ocasiones los jefes deben intervenir. Desde mi punto de vista los jefes deben tener la obligación de estar pendientes de este tema aún cuando no aparezca en su manual de funciones. Tener un buen ambiente de trabajo hace que las personas hagan de una mejor manera su trabajo.

Así en primer lugar creo que para que un grupo de trabajo esté feliz, es muy importante contar con ciertas actitudes como jefes, entre las cuales están: ser justos con cada uno de sus empleados, no tener preferencias, corregir a las personas de una manera sana y otras más. Además de esto deben estar pendiente de las actitudes de su equipo de trabajo, de tal manera que cada uno se comporte de una forma respetuosa y amigable con sus compañeros. Esto no quiere decir que las oficinas deban convertirse en un kínder donde el jefe tiene que estar encima de todos para que se comporten, pero en caso de que hayan personas conflictivas o que no actúan de buena manera hay que entender que esto es un problema que se debe manejar. Quizás en este tipo de ocasiones puede ser importante apoyarnos en la dirección de recursos humanos.

Espero este artículo le sirva y entienda que aún cuando se supone que en el ambiente laboral contamos con un grupo de personas maduras, son seres humanos que en ocasiones pueden no actuar de la mejor forma. En estos momento es indispensable que usted como jefe actúe.

 

Imagen tomada de Flickr.com

Deja un comentario