crecimiento personal

Esta es la octava publicación sobre algunos de los errores que en ocasiones cometen los jefes. Entre las equivocaciones que he venido mencionado están no propiciar un buen ambiente de trabajo, corregir de manera errónea a los empleados, no tener la capacidad de delegar, tener personas indispensables en su equipo, no escuchar a nuestro equipo de trabajo, no dar ejemplo y no tomar decisiones. Para esta ocasión hablaré de un error que creo que más que todo está ligado a los egos de algunos jefes y lo voy a titular como no propiciar el crecimiento del personal.

Quiero tratar este tema desde dos puntos de vista. El primero es todo lo relacionado con el tema de educación y capacitación de las personas que tenemos a cargo. Como jefes debemos ser los primeros interesados en que nuestro personal se encuentre totalmente capacitado incluyendo ojalá las últimas prácticas y actualizaciones. En ocasiones los jefes –como lo mencionaba antes- no se preocupan por este tema o incluso temen que sus empleados lleguen a saber más que ellos. Esto para mí es una preocupación que no deberían tener pues son más los beneficios que los riesgos (en caso de que los hayan). Un empleado que está correctamente capacitado y que trae nuevos conocimientos mejora su desempeño e incluso puede proponer mejoras para obtener mejores resultados en nuestra área. Si existen riesgo como por ejemplo que se vaya a otra empresa llevándose el conocimiento o que quiera tratar de llegar a obtener nuestro cargo, se darán así este mejor capacitado o no tan capacitado. Así que creo que es mejor preocuparnos por el mejor desempeño de nuestra área y eso se logra con el personal capacitado.

El otro punto de vista, menos académico, es cuando los jefes tratan de bloquear el crecimiento de su personal a cargo porque no desean que se vaya para otra área de la compañía a ocupar un mejor cargo. Esto es una situación muy común, pero muy egoísta de parte de los jefes. Obviamente cuando perdemos a alguien en nuestro equipo debemos hacer cambios y ajustes con el fin de que sigamos operando de la mejor manera y puede llegar a ser incómodo. Sin embargo este es un riesgo que debemos asumir siempre y por más que bloqueemos el crecimiento de nuestro personal dentro de la empresa, este puede optar por irse a otra empresa y no podremos hacer nada al respecto. Mi consejo aquí es que además de entender que esto es un riesgo que en cualquier momento se puede materializar, debemos intentar no tener personal indispensable en nuestro equipo – tema que ya había abordado-. Así seremos más flexibles al cambio y no tendremos que bloquear el crecimiento de nuestros empleados.

Imagen tomada de Flickr.com

Deja un comentario