Secretos para las Ventas III – Experiencia

Hoy continúo con la tercera entrega de los secretos para las ventas. El tema de hoy es experiencia, que de una y otra manera, está incluido en los dos elementos anteriores: seguridad y conocimiento. Los temas de seguridad y conocimiento, llevan intrínsecamente el elemento de la experiencia, pues sin este, los otros dos no tienen sentido.

Las ventas, como casi todo en la vida, es un proceso que lleva tiempo en perfeccionar y dónde cada día se puede ser mejor. Hay personas que por algunas razones tienen mayor éxito en las ventas y se les hace más fácil este proceso que otros. Sin embargo, en el Blog Un Emprendedor, firmemente creemos que cualquier persona puede ser entrenada para vender, cualquier cosa. Eso si, requerirá de entrenamiento, práctica y claro, experiencia.

Como mencioné en un artículo anterior, hace 10 años no me imaginaba vendiendo. Yo soy tímido, pero me di cuenta que esto era necesario si quería lograr el éxito con el que siempre había soñado. Las primeras veces que intenté vender algo, me sentí incómodo, como fuera de lugar. De hecho, las primeras veces que intenté vender algo, no fui capaz de hacerlo. Pero en lugar de sentirme abatido y de darme por vencido, me di cuenta que esto era un proceso y que el tema era acumular experiencias.

Hoy llevo aproximadamente 8 años desde que inicié el proceso de ser vendedor. No han sido 8 años continuos de vendedor, pues he tenido trabajos dónde esta experticia no ha sido usada y otros, como el actual, dónde mezclo el tema de ventas con otros temas, como el de la consultoría. Pero este recorrido me ha enseñado mucho y cada vez soy mejor vendedor.

Lo anterior no significa que sea el mejor vendedor del mundo. Me falta mucho por conocer y cada vez que me enfrento a una venta, sé que lo más importante es aprender para la próxima venta. Las situaciones cambian todo el tiempo y lo que sirvió para una venta, quizás no sirva para la siguiente. De hecho y como aprendí que es normal, de cada 10 intentos de venta logro uno. Incluso hay temporadas dónde realizo 20 o 30 intentos de ventas y no logro mi resultado. Pero no importa, por que sé que estoy acumulando experiencia y que cada vez seré mejor vendedor.

Si considera que usted es mal vendedor, yo no puedo convencerlo en este momento de lo contrario. Lo que si puedo decirle, es que si no lo intenta, si no se equivoca, si no hace “el ridículo”, nunca podrá vender. Este es un trabajo de experiencia, de paciencia y más. Los resultados no se ven de la noche a la mañana, pero si trabaja, se practica y se aprende de los errores, algún día descubrirá que vender no es tan difícil como se cree y que uno de los secretos es tener experiencia.

Imagen tomada de Flickr.com

Deja un comentario