Cada Idea tiene su Espacio, Tiempo, Momento y Realidad

Hace algún tiempo escribí un artículo donde abordaba el tema de la financiación de Ideas de Negocio y sostuve que es más fácil conseguir financiación para un proyecto de por ejemplo US $5,000,000 que para uno de US $50,000. De acuerdo a mi experiencia y a lo que he aprendido, sigo manteniendo esta visión, pero en este artículo quiero aclarar algunos temas que quedaron sin resolver en el artículo anterior.

Cuando se aborda el tema de búsqueda de Capital para nuestras ideas de negocios, partimos desde dos escenarios muy diferentes. En el primero nuestra idea apenas está naciendo. Quizá tengamos una vaga idea de lo que queremos hacer y sabemos que en un momento u otro requeriremos de capital, pero no tenemos claro el monto. En el segundo escenario, nuestra idea ya está más elaborada, quizá contemos con un Plan de Negocio, e incluso, puede que el negocio ya está funcionando. Para este caso los requerimientos de Capital ya deben estar muy bien definidos y sabemos cuánto dinero necesitamos y cuáles serán nuestras fuentes de financiación. Hago esta diferenciación de escenarios, pues serán la base de lo que voy a decir a continuación.

Cada idea de negocios tiene su propia realidad. Por ejemplo, una micro tienda de alimentos, como la que usualmente encontramos en América Latina y que es conocida popularmente como “Tienda de Barrio”, seguramente una inversión de US $5.000.000 será innecesaria. Por eso cada negocio tiene su propia realidad. Sin embargo mi propuesta va a que si está en el proceso de creación de ideas de negocio, abra su mente a nuevas posibilidades.

 

Piense Alto y de acuerdo a sus Necesidades

Si usted ya decidió que su negocio es la “Tienda de Barrio” o lo que sea y sabe cuánto dinero requiere para ponerlo a funcionar esto está muy bien. La definición de requerimientos es su realidad, es por lo que usted debe luchar. Seguro encontrará financiación para su proyecto, no importa los recursos que esté solicitando.

Por otro lado, si usted apenas está iniciando el emprendimiento y está en una etapa temprana de la idea de negocio, me gustaría que pensara en lo siguiente. Cuando yo estaba iniciando mi emprendimiento sabía que necesitaba dinero y que yo no lo podía proveer. También era consciente que era una persona joven, con poco nombre y experiencia; mis socios también se ajustaban a este perfil. Con estas dos premisas sabíamos que aunque el dinero era necesario, no podíamos solicitar grandes cantidades dinero. Porque claro, con estas características ¿quién iba a confiar en nosotros? Si era difícil conseguir un préstamo de US $2,500, seguro que asegurar unos US $5000,000 sería imposible.

Basados en esta limitante creamos el Plan de Negocio y el futuro de lo que sería la empresa. Fuimos un poco arriesgados, en cuanto a que nuestra solicitud de capital estaba en cifras de 6 dígitos (en dólares americanos), pero no tanto como que fuera a ser imposible conseguir el capital. O al menos eso era lo que pensamos. El resultado fue que creamos una empresa cuyo desarrollo estaba limitado por el Capital que solicitábamos. En lugar de que el negocio nos dijera que Capital requería, nosotros le añadimos estas barreras artificiales de dinero y la empresa no podía salirse de estos.

Este escenario que planteo no solo lo hice yo, sino que lo he visto replicado con muchos empresarios latinos. Si, el capital es importantísimo y debemos ser realistas de cuanto necesitamos y como lo vamos a conseguir, pero considero que esta no es la forma adecuada de hacer una proyección financiera. En los grandes proyectos, como las hidroeléctricas y los pozos petroleros, se hacen estudios y se dice: “se necesita tanto dinero para sacar adelante el proyecto”. Basado en este estudio se analiza si hay dinero y si se patrocina. Pero rara vez funciona al revés, donde se dice “hay tanto dinero, ajústese al presupuesto”. Por lo menos esto no es lo que se suele hacer al iniciar el proyecto.

Mi invitación a los nuevos emprendedores y para quienes están creando ideas de negocio es a que las elaboren desde este punto de vista. En un inicio piensen que tienen a su disposición todo el dinero del mundo. Elaboren su idea y realicen sus análisis financieros. Si la empresa requiere el dinero, solicítenlo. Sin embargo esto no implica solicitar recursos para comprar cosas que no se requieren o que no son necesarias. Por ejemplo, en lugar de comprar sillas ejecutivas de US $2,000, compre sillas de US $100 o menos. Todos los gastos proyectados deben estar plenamente justificados, no ser suntuosos y que convenzan al inversionista. Para esto hágase la siguiente pregunta de una manera muy objetiva: ¿si usted fuera el inversionista, usted invertiría en este proyecto?

 

Existen Ideas que Requieren una Menor Financiación

Mi experiencia me indica, así suene difícil de creer, que las ideas grandes son más fáciles de financiar que las pequeñas. Sin embargo esto no siempre es así. Yo he visto pequeños negocios que consiguen financiación relativamente fácil. De entrada si usted desea obtener financiación por parte de un Banco, una idea pequeña y de menor riesgo tendrá mayor posibilidad de ser financiada que una grande. Es cierto que hay otros factores que influyen en la decisión del Banco, pero si el empresario es una persona con poco dinero, sin renombre y con una idea nueva, será mucho más difícil que aprueben este capital.Como ya lo mencioné, existen ideas más pequeñas que no requieren inversiones grandes. Si usted realizó el diseño de los requerimientos financieros como si tuviera todo el dinero del mundo, pero esto igual le generó un presupuesto pequeño, esto está muy bien. Esa es la realidad de su empresa para este momento y para el mercado que desea abordar.

Hay muchas ideas que con el tiempo tendrán un gran potencial de crecimiento y el capital necesario también cambiará. De esta forma usted puede empezar con una idea pequeña que requiere poco capital. Con el paso del tiempo esta idea podrá crecer, con un local más grande o una expansión a nuevos mercados. Esta es una alternativa muy interesante, pues después de la primera experiencia usted tendrá como demostrar el éxito que ha tenido su idea. Incluso este modelo puede ayudarle a conseguir grandes cantidades de capital de riesgo que en una primera fase no estaban disponibles.

 

¿Cuánto Capital Requiere mi Idea?

La definición exacta del requerimiento de capital usualmente se concreta en la creación del Plan de Negocio cuando se empieza a trabajar con flujos y proyecciones financieras. Sin embargo mi invitación es a que haga esto desde la idea de negocios, por lo menos para tener una buena idea de sus requerimientos de capital. Cuando empiece a elaborar el Plan de Negocio encontrará cifras más exactas y mejor sustentadas.

Con la anterior salvedad, siempre es importante poder cuantificar su verdadera necesidad de Capital y tenerla en un contexto tiempo/espacio. Usted deberá analizar los costos de sus proveedores, de desarrollo, de personal, de implementación y mantenimiento, costos publicitarios y los legales, entre otros. Los costos varían de industria a industria, pero es necesario tenerlos muy en cuenta ya que de estos dependerá el éxito o fracaso de su empresa.

Igualmente será importante tener claro cuándo y en dónde requiere estos recursos. Por ejemplo, usted puede requerir una inversión de US 1.5 millones de dólares en el segundo año de operaciones. En este caso, este capital debe ingresar únicamente en este momento y esto además es una estrategia para que el inversionista no tenga que hacer una inversión tan grande al iniciar la empresa.

Es recomendable que su presupuesto sea realista y deje un margen de maniobra considerable. Si a la mitad del camino la empresa se queda sin dinero, será difícil solicitarles a los inversionistas más dinero. Aunque estas rondas adicionales de capital cada vez son más comunes en empresas de alto riesgo y de gran crecimiento del sector de Internet, no es la norma. Es mejor dejar en claro desde un principio lo que su empresa requiere para salir adelante y cuando lo necesita.

Imagen modificada de Flickr.com

Deja un comentario