Siempre Planifica para Triunfar
En estos días envié a través de mi cuenta de Twitter @AndresJGomez un mensaje que para mí tiene mucho significado y que quiero replicar el día de hoy a todos los lectores de mi Blog. Este es el mensaje: Nunca planifiques para el fracaso, ni lo consideres. Siempre piensa en el éxito. Este es un mensaje que hace algunos años no habría siquiera considerado y que creo resume la visión y actitud que deberíamos tener todas las personas hacia las proyectos, los emprendimientos y en general hacia la vida. Sin embargo muchas veces fallamos en este aspecto y lo peor es que en general, no nos damos cuenta de esto.

En el colegio, en la universidad y en la “escuela de la vida”, se nos enseña a salir adelante en la ruta que decidamos tomar. Todas estas escuelas nos enseñan elementos que nos ayudarán a tomar decisiones para armar nuestra propia ruta, con el elemento adicional de conseguir el sustento de nuestra vida. En algunas universidades incluso, enseñan a los alumnos a ser emprendedores y empresarios. Pero entre tantas materias que se ven, no es usual encontrar una que nos enseñe a visualizar el éxito, a mantenerse positivo a tener claro que el triunfo se logrará. De hecho, muchas veces es todo lo contrario. Por ejemplo, en los cursos que enseñan cómo hacer planes de negocios, casi siempre se explica que se debe tener un plan B o estrategia de salida en caso de que las cosas no funcionen.

En general, los cursos formales académicos y hasta cierto punto los de la vida, enseñan sobre las diferentes opciones que tenemos en este mundo. Esto es algo lógico y prudente, pero que muchas veces se queda corto frente a lo que es la vida. Lo paradójico es que a la vez existen algunas leyes y postulados que abordan esta temática, como lo es el Efecto Pigmalión o la Profecía Autocumplida. Sin embargo este tema suele apartarse de la mayoría de cátedras sobre administración, negocios y otros. De esta forma, se crean profesionales con múltiples conocimientos académicos, gerenciales y en otras áreas, pero con casi ningún énfasis en ser positivo, en visualizar los objetivos y similares. Estos temas son vistos en un segundo nivel y son poco dignos de ser enseñados en las grandes universidades y centros de estudios, algo que pienso es un error.

Cuando yo cree mi primer gran emprendimiento, el cual tuve que cerrar unos años después por falta de resultados, asumí como líder del mismo una actitud mental errónea. En esta tarea junto con mis socios, cometimos muchos errores que llevó a esta situación. Uno de estos errores fue a nivel personal y fue pensar “que tal si las cosas no funcionan”. Esta era una frase muy presente, en la cual sabía que en caso de que el proyecto no funcionara, tenía una ruta de escape o plan B en el cual podía retomar mi rumbo. Hoy veo esto como un error, pues nunca he debido contemplar esta salida. Como si la contemplé, esta se hizo realidad y tuve que cerrar mi empresa.

Hoy en mi segundo gran emprendimiento, no tengo plan B ni ruta alternativa. Tuve un cambio profundo personal, donde me di cuenta que este emprendimiento era mi vida y que no había otra opción. Llevo más de un año y medio, en un ruta que no siempre ha sido fácil, pero trabajando duro, enfocado y ante toda con mucho fe en lo que hago, las cosas se están empezando a dar (para más, lo invito a consultar este artículo). Al empezar fui consciente que no quería bajo ninguna razón retroceder y que mi presente y futuro era este nuevo emprendimiento.

Sé que lo que estoy planteando aquí va en contra de muchos preceptos y enseñanzas que nos dan en la escuela y la universidad. No tengo la verdad absoluta, de ninguna manera. Lo único que estoy haciendo es una observación de un tema que debería ser enseñado, junto con los otros temas que nos forman. Tampoco estoy diciendo que con solo creer las cosas “mágicamente” sucederán. Desde luego, las cosas suceden por que se trabaja y se sigue cierta ruta. Todos los conocimientos son válidos y aportan en la vida, solo que considero que si se nos enseñara a pensar como personas exitosas serían menores los problemas que tendríamos en la vida.

A mis lectores les dejo esta reflexión, que es una de las enseñanzas más importantes que he tenido en mi vida. Desde el fracaso de mi primera empresa he tomado una actitud mucho más positiva sobre la vida y todo lo que rodea la experiencia de crear y sacar adelante un negocio. Este cambio de visión me está trayendo grandes frutos, muchos contactos, referidos y más. No es un cambio fácil pasar de la visión tradicional a esta visión tipo “nueva era”, pero es algo que si se quiere, se puede lograr.

Imagen tomada de Flickr.com

Deja un comentario