¿Qué hace al Emprendedor, un Emprendedor?
Hace un par de días una amiga lectora de este Blog me envió a mi correo esta interesante pregunta. Yo mismo me lo he preguntado varia veces y aunque definitivamente he encontrado más de una respuesta, siento que es una pregunta que requiere de mucho análisis. En artículos anteriores he hablado de los motivos para ser emprendedor, las enseñanzas que se reciben de esta actividad, entre otros, pero nunca he definido como tal, al emprendedor. Ya era hora, entonces veamos lo que hasta el momento he encontrado.

Quiero empezar por mirar el significado de la Real Academia de la Lengua Española frente a la palabra emprendedor:

adj. Que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas.

Es una definición bastante corta y concreta, aunque lejana a la conclusión a la cual quiero llegar. Sin embargo tiene 4 palabras que quiero resaltar: emprende, acciones, dificultosas y azarosas. Estas serán base del análisis que voy a hacer a continuación.

Actuando Frente al Destino – Bueno o Malo, no Importa

En la anterior definición de emprendedor, la palabra acción tiene un papel primordial. Los emprendedores somos personas que actuamos, que no nos podemos quedar pasivos frente a las oportunidades que nos ofrece la vida. Constantemente vemos las situaciones como oportunidades para actuar, para salir adelante, para ayudar a mejorar el mundo en el cual vivimos.

Para muchos emprendedores, nuestras mentes no descansan. Vemos la línea del futuro a unos pasos de distancia y sabemos que lo que hagamos hoy se verá reflejado mañana. La vida es hoy, el emprendimiento también es hoy.

Las actuaciones del emprendedor se destacan por que asumimos todos los retos que nos interesan, sin pensar en aspectos como si el ambiente es bueno o es malo. Claro, iniciar un emprendimiento en situaciones negativas será más complicado, pero los verdaderos emprendedores al final del día no le tenemos miedo a esto. Por ejemplo, en las crisis económicas podemos tener nuestras reservas para iniciar una nueva empresa, pero nos daremos cuenta que es temporal, que la economía es cíclica y que eventualmente todo retornará a su curso natural. En el peor de los casos usaremos el tiempo de crisis para afinar nuestras ideas y conocimientos, estando listos y preparados para lanzar la idea cuando el clima sea mejor.

Hago un pequeño paréntesis aquí, recordando que emprendimiento no es sinónimo exclusivo de generación de empresas. Igualmente es emprendedor quien lidera un equipo dentro de una empresa o quien decide iniciar un doctorado.

 

No Existe Nada Entre los Sueños del Emprendedor y la Meta

La palabra “No” es una que suele estar desterrada del vocablo de los emprendedores. En el transcurso de la vida de emprendedores, se encontrarán personas negativas, que nos dirán cosas como “eso que usted quiere crear ya existe”, “no le veo mercado a su idea” y “usted no está listo para llevar esa idea a cabo”. Muchas de estas cosas las tomamos como un ataque personal, pero esto no debe ser así. Los emprendedores tenemos que ser receptivos a estos comentarios sin tomarlos a pecho y más bien preguntarnos el por qué hicieron estos comentarios.Una vez definimos nuestro sueño, nuestro emprendimiento, luchamos por este contra viento y marea. El emprendimiento se vuelve parte integral de nuestra vida, generalmente convirtiéndose en el eje del Plan de Vida. No descansamos, tenemos encendido permanentemente en nuestras mentes esta idea. Esta es nuestra razón de ser.

En este proceso, nos caeremos y levantaremos muchas veces. Poniéndolo en términos boxistas, es raro encontrar noqueado a un emprendedor. Cuando caemos a la lona, mareados y ensangrentados, antes de que el árbitro cuente  uno, otra vez estaremos parados y preparados para enfrentar al adversario (o a la adversidad).

 

Los Sueños y la Casa en el Aire

Los emprendedores somos soñadores. Soñamos con los productos a crear, con nuestra empresa, con nuestras ganancias y cómo vamos a mejorar el mundo. Pero a veces soñamos mucho y como se dice popularmente, se nos va la mano.

Entre los emprendedores unos sueñan más y otro menos. Algunos a pesar de soñar mucho tienen los pies sobre la tierra y nunca pierden la perspectiva. Otros somos más soñadores y de vez en cuando requerimos que nos bajen de la Casa en el Aire en la cual vivimos (en referencia a una de los vallenato más famosos del Maestro Rafael Escalona, que va a construir una casa en el aire).

Podemos y debemos soñar. Pero también debemos ser muy realistas. Cuando soñemos, escuchemos los consejos de los amigos, en especial aquellos que nos dicen que estamos soñando mucho. Los emprendedores no podemos dejar de soñar, pero debemos conseguir un balance entre nuestros sueños y la realidad de la vida.

 

El Ingenio

Esta es otra característica que hace parte integral del ser emprendedor. El ingenio es nuestro espíritu y corazón. Y es que solo hay que ver las ideas de negocios que hacen los emprendedores. Esto es una muestra de que el ingenio humano no tiene límites.

Ante los problemas y dificultades que enfrenta el emprendedor, su ingenio también se pone a prueba. La forma como inician trabajos sin dinero, como se las ingenian para conseguir la atención de bancos e inversionistas y cuando logran sus primeras ventas a pesar de la crítica de las personas. El ingenio (y la creatividad) no tiene límite.

El emprendimiento sin ingenio no existe. Emprender es ingeniar, innovar, pensar en cosas nuevas y como encontrar valores nuevos en productos preexistentes. Todo el tiempo estamos innovando y solucionando problemas a través de este ingenio. Aunque la siguiente frase, de un importante comediante americano, es algo prepotente, ejemplifica lo que es el ingenio en los emprendedores: “No existe posición de pagado en el switch de la genialidad” (There is no off position on the genius switch, David Letterman).

Tristemente muchos emprendedores usan su ingenio para crear maldad y problemas a la humanidad. Dado este caso, pienso que la palabra emprendedor les queda grande y no les aplica. Estoy seguro que usted amigo lector no entra en esta categoría.

 

¡Los Emprendedores Debemos estar Locos!

Esto claro está, es una exageración. Pero lo que si se, es que los emprendedores tenemos algo diferente, que nos convierte en personas especiales. Aunque lo cierto es que si he conocido personas que consideran muchas de las cosas que he hecho por mis emprendimientos, como locuras. Una cosa es hacer locuras, otras es estar loco, pero ¿será que estas están más distantes de lo que pensamos?

Para dejar mi punto de vista y evitar malentendidos, No, no estoy loco. De hecho, sé que estoy bastante cuerdo. Sin embargo, esa forma como los emprendedores perseguimos nuestros sueños, la actitud que usualmente tenemos frente a la adversidad y en general los altos riesgos que asumimos, fácilmente nos podría hacer acreedores de este apelativo. No somos locos de manicomio, ni de atar, pero si locos por la vida y por lo que queremos lograr.

Imagen tomada de Flickr.com

1 comentario
  1. Una emprendora
    estoy completamente de acuerdo en todo lo que has dicho, de hecho me acabo de mirar aún espejo con lo que has dicho. Es una lastima que las personas tengan tantos miedos y quieran cumplir las normas a rajatabla incluso cuando estan totalmente a años luz de lo que pensamos nosotros que vemos el futuro y la forma de organizar el mundo de una forma completamente diferente.Lo tienes delante pero no lo ves.)8)

Deja un comentario