¿La Esclavitud de la Independencia?

Hace algún tiempo, un colega emprendedor (que lleva muchos años en estas lides) y buen amigo me habló de la esclavitud de la independencia. Esta persona tiene mucha más experiencia que yo en este tema y entendí lo que me quiso decir. De hecho, me sentí identificado, pues en cierta medida mi primer gran emprendimiento (que ya no existe) se ajustaba mucho a esta visión, pues en muchos aspectos me sentía así. Sin embargo, desde que el pronunció estas palabras, sentí que no todos los emprendimientos en busca de la independencia debían ser así. Hoy, algo más de 2 años de estar en mi emprendimiento como Consultor Independiente, reafirmo esta visión.

A parte de mi amigo, he visto a muchos emprendedores que su trabajo es una esclavitud. Aunque muchos son apasionados por lo que hacen y disfrutan de cada momento, la mayoría se sienten aprisionados y soñando tener una alternativa. Esto es algo contradictorio, pues muchas veces cuando crearon ese emprendimiento, lo hicieron buscando una nueva ruta y arriesgando mucho. Llegar a donde están no fue fácil, y ahora que esta independencia es una esclavitud, no tienen las misma agallas para liberarse de este gran peso que tienen encima.

Como ya dije, mi primer gran emprendimiento se me convirtió en una esclavitud. Inicialmente no tenía alternativas, pues tenía mucho dinero invertido y fracasar (o lo que parecería fracasar) no era una alternativa. Con el tiempo se dieron algunos cambios y yo llegué a la conclusión, dura en ese momento, que mi ruta debía ser modificada y debía liberarme de las cadenas que era ese emprendimiento. No todo el mundo puede darse el lujo de cerrar un emprendimiento de la noche a la mañana, pero bajo las circunstancias en las que yo estaba, era la única alternativa. Esto no implicó que yo saliera libre de todos los compromisos, pues debí asumir una gran deuda financiera, pero era el camino a tomar.

Para mi segundo gran emprendimiento, ahora como Consultor, aprendí de mi primera experiencia y ajuste este para que no se me convirtiera en una prisión. Lo diseñé de tal manera, que ir a trabajar todos los días fuera un gran placer, un reto y que de una forma relativamente sencilla el día que no quiera hacerlo más, lo pueda hacer sin mayores traumatismos. En mi caso esto implicó entre otros, trabajar solo, sin tener empleados, ni gastos fijos. De entrada no tengo oficina por que no la necesito, así que trabajo desde mi hogar, haciendo que los costos fijos principales desaparezcan. Se que muchos emprendimientos no podrán seguir este modelo por muchas razones, pero este fue el alcance que yo le quise dar a este nuevo emprendimiento.

Para responder la pregunta que titula este artículo, pienso que la independencia puede o no puede ser una esclavitud. Esto depende de la forma como realicemos nuestro emprendimiento, del alcance que queramos tener y en últimas, de la perspectiva que tengamos sobre la vida. Yo he experimentado las 2 facetas, fui un esclavo y hoy no lo soy. Esta decisión está en nuestras manos y espero que esta experiencia le sirva para tomar la decisión correcta.

Imagen tomada de Flickr.com

2 comentarios
  1. En nuestras manos está ser esclavos o no
    Al fin y al cabo todo depende de nosotros mismo y el enfoque que le demos a nuestro emprendimiento, si es cierto que cuando se comienza hay cosas que no se preveen, pero no hay cosa que yo más valore que la libertad de dedicarme a lo que me gusta sin sentir que estoy como en una jaula. por lo tanto estoy totalmente de acuerdo con el post.

    Gracias!

  2. Fraude subvención emprendedores
    Agradecer de antemano un blog dedicado a todo lo relacionado con el mundo empresarial. Mi consulta es la siguiente: un conocido empresario tiene un comercio dedicado a restauración, tiene tres hijos. Hace 4 años realizó transmisión del local a uno de sus hijos solicitando con ello subvención de importe 6000 € del Gobierno de Canarias. A los tres años realiza de nuevo transmisión a otro de sus hijos, esta vez por ser mujer se le concede 7000 €, y tiene previsto hacer lo mismo con el hijo restante, ¿existe fraude en este caso? Gracias.

Deja un comentario