Dando el Siguiente Paso

El emprendimiento es una labor que yo he aprendido a entenderla como constantemente cambiante, en evolución y que nunca se queda quieta. En el emprendimiento, siempre existe algo más para hacer, algo para mejorar, algo nuevo donde se puede llegar a Innovar. Desde mi punto de vista, la labor del emprendedor se resume en un mapa muy grande, de pasos infinitos, donde independientemente del punto donde se encuentre, siempre existe un paso más para dar.

Cuando se piense en el siguiente paso en la ruta emprendedora, no siempre es fácil detectarlo ni realizarlo, por razones que examinaré más adelante. Este es el tema de este artículo y quiero mostrar cómo es vital dar siempre este paso, sino nos quedaremos estancados en nuestra ruta emprendedora. Los emprendedores con varios años de experiencia seguro saben de qué estoy hablando, sin embargo los más jóvenes probablemente no lo identifiquen de una. Así que empecemos.

Buscando el Siguiente Paso

Cuando se está iniciando un emprendimiento, los siguientes pasos son en general fáciles, lógicos y muchas veces no toca pensar en ellos porque vienen de una manera casi automática. En esta etapa, viene la idea, después el grupo de trabajo, seguido de la elaboración del plan de negocio, del estudio de mercado, del análisis financiero, de la consecución de recursos y finalmente la puesta en marcha. Puede que falten o sobren pasos, que el orden no sea el que estoy diciendo, pero al final del día son pasos, que usualmente se siguen en cierto orden y la mayor parte del tiempo, en forma secuencial (algunos se podrán realizar simultáneamente).

Por otro lado, una empresa consolidada y con muchos años en el mercado, hace más difícil al emprendedor encontrar el siguiente paso. Esto, claro está, en el caso de los emprendedores que se quedan trabajando en su empresa y esta ocupa la mayoría de su tiempo. En los primeros meses y años seguro existirán muchas tareas por realizar y siempre existen lo que yo llamaría “metas volantes”, en analogía al mundo del ciclismo. Es decir, durante estos años siempre encontrará algo nuevo para hacer, en otras palabras, el siguiente paso. Pero con el tiempo las empresas tienden a manejarse en “piloto automático” y si el emprendedor se descuida, pronto estará consumido por su trabajo rutinario del día a día y dejará de buscar el siguiente paso.

En el caso de las empresas con mucho tiempo, la clave de buscar algo nuevo se encuentra en la Innovación Empresarial Constante. No es malo que los emprendedores dediquen su tiempo a atender los asuntos del día a día de la empresa, todo lo contrario. Lo importante es que reserven una fracción de su tiempo, quizás un 10% o 20%, para seguir trabajando en el tema del emprendimiento, a través de la Innovación de la empresa.

Otro camino que toman algunos emprendedores experimentados, es crear empresas, dejarlas funcionando y cuando son autosuficientes, o bien se venden a un tercero o se contrata a alguien para que las administre. Con esto definido, el emprendedor empieza a buscar nuevas aventuras emprendedoras y así constantemente está detrás del siguiente paso. Esta es una ruta muy interesante, pero que exige mucho del emprendedor, pues es estar iniciando casi desde cero cada cierto tiempo.

 

¿Cuándo fue la última vez que usted dio el Siguiente Paso?

Ya he hablado de cómo funciona el siguiente paso y como lograrlo. Ahora quiero que usted se pregunte, dentro de su plan de emprendedor o en su empresa, ¿cuándo fue la última vez dio el Siguiente Paso? Es importante preguntarse esto, puesto que muchas veces pensamos que estamos avanzando en la ruta emprendedora, pero la verdad es que hace mucho estamos estancados en el mismo punto.

Lo invito a que se tome una pausa corta, de no más de 5 minutos. Ahora, analice con calma y con una mente muy abierta esta pregunta. Sea muy honesto consigo mismo y cuando tenga una respuesta, vuelva a este artículo.

Ya que contestó, si la respuesta es que el último paso lo realizó hace poco, va muy bien. Definir “poco tiempo” puede ser relativo, pero yo considero que más de 3 o 4 meses de dar el último paso, es signo de estar estancado. Lo invito a sacar su propia definición.

Si detectó que hace un buen tiempo no da el siguiente paso, reflexione a que se debe esto. Existen muchos factores, desde propios hasta externos. Por ejemplo, ha estado esperando la aprobación de una ley y esta no se ha dado. Lo importante es que ha detectado que se encuentra estancado y que está en sus manos salir de este impase, así el factor sea externo. Defina que debe hacer, que acciones tomar, que desvíos analizar para acabar esta situación y dar el siguiente paso.

Esta reflexión es importante hacerla, usualmente cada 6 meses. Si usted trabaja con otros emprendedores, es muy valiosa hacer este ejercicio primero a solas y después en conjunto. Se sorprenderá al ver que muchas veces los resultados a solas difieren de los del grupo.

Por último, si está estancado y no ha realizado el siguiente paso, hágalo. Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero nuestra inteligencia nos permite sobreponernos a las situaciones más complejas y encontrarle solución a las situaciones más difíciles.

Imagen tomada de Flickr.com

Deja un comentario