Cuando las Cosas Salen Bien (¡y se empiezan a ver los Resultados!)

En muchos artículos anteriores de este Blog, he hablado una y otra vez de lo complicada que puede llegar a ser la ruta Emprendedora. Esta es una ruta muy interesante, que puede traer grandes éxitos pero que no siempre es fácil de transitar. Las metas usualmente se fijan a largo plazo y para lograrlas, toca sortear muchos obstáculos y tener mucha paciencia.

Yo he transitado en varias oportunidades esta ruta. En ocasiones he logrado mi meta, pero en otras he fracasado (aunque este fracaso lo considero algo positivo, pues he aprendido mucho y crecido como persona). Sin embargo hoy en este artículo me quiero centrar en lo que sucede cuando todo ese trabajo, ese esfuerzo y esa paciencia dan frutos y se empiezan a ver los resultados. Es un punto donde todavía falta mucho por recorrer, pero el emprendedor puede palpar que va por buen camino y que así falte buena parte del mismo, se sabe que los resultados están empezando a verse.

Este tema lo traigo el día de hoy pues es algo que estoy viviendo a nivel personal. Como he comentado en entradas anteriores, hace algo más de año y medio me independicé, renuncié a mi trabajo fijo y pago y monté una firma consultora, llamada Consultorías 360°. Aunque esta consultoría técnicamente pertenece a otra empresa, que no es de mi propiedad, en la práctica soy independiente y no le respondo a nadie. Esto también implica que el mes que no trabajé, mis ingresos se ven reducidos drásticamente.

Hace casi 2 años, cuando decidí que mi futuro estaba por el lado de la independencia y de las Consultorías en temas de Innovación Empresarial, Estrategias Tecnológicas y Estrategias de Internet, sabía que me esperaba un camino duro por delante. Esto no era algo nuevo para mí, pues en el pasado había recorrido caminos muy similares. Sin embargo enfrentaría condiciones adversas, algunas de las cuáles eran totalmente nuevas para mí.

Los que han trabajado en el mundo de la consultoría saben que existen varios aspectos que son vitales para vender a una empresa una asesoría de este estilo y que hay 3 que son vitales. El primero es el conocimiento que se tiene sobre el tema, el cual lo tenía altamente dominado. El segundo es la presencia personal, que va más allá del aspecto físico. En este intervienen elementos como la vestimenta y la imagen que se proyecte. Aunque no estaba perfecto en esto, creo que lo hacía bien (y lo he realizado), mostrando una buena imagen de mí mismo y proyectando entre otros, confianza y mucha seguridad.

El tercer componente, que muchas veces es el más importante, es el nombre que se tenga. Es decir, que tan conocido sea uno en el medio y que la gente reconozca que uno es un experto en los temas que maneja y hasta líder de opinión. Yo tenía 28 años cuando inicié con las consultorías (hoy tengo 29, pronto 30) y aunque había hecho mis pinitos la verdad es que era un desconocido total. De forma que mi objetivo principal era darme a conocer, algo que no ha sido del todo fácil, pero que gracias a la vida (y por qué no, a Dios) he tenido algo de suerte.

En los últimos meses me he dado a conocer a través de diferentes medios y actividades. Primero, conseguí que La República, el principal diario colombiano en temas económicos me abriera un espacio para publicar columnas. Con frecuencia los periodistas de este mismo diario me consultan sobre diferentes temas relacionados con Internet, Tecnologías y el sector Empresarial Internacional. Esto me ha permitido mostrarme como un líder que conoce de estos temas y así mis clientes no lean este diario, es algo que comento y que genera reconocimiento por parte de ellos. Lo invito a consultar los Análisis que he escrito, así como apariciones que he tenido en este diario en la Página Web de Consultorías 360°.

Por otro lado, he estado realizando conferencias a diferentes grupos sobre estos mismos temas con mucho éxito. Por ejemplo, la Asociación de Egresados de la Universidad de los Andes (Uniandinos) y la Federación de Software de Colombia (FEDESOFT) me han invitado a dictar charlas en los espacios que abren. Algunas empresas particulares me han invitado a que dicte estas charlas, lo cual no solo me abre puertas, sino que además me genera algo de efectivo. Estos espacios han sido geniales para contactarme con clientes potenciales.

Junto a estas actividades he participado en eventos y grupos a través de los cuáles he expandido mis relaciones a través del Networking. Aunque este no ha sido tan exitoso como las charlas, si me ha creado contactos muy valiosos con los cuáles sé que puedo contar para múltiples cosas.

En fin, este trabajo que me ha llevado casi año y medio (y el cual voy a continuar y no abandonar) me ha llevado a un punto donde siento que las cosas se están empezando a dar. Actualmente muchas personas me contactan para que evalúe sus proyectos y les dé una mano.

El sacrificio que he realizado durante este tiempo está empezando a mostrar sus resultados. En este tiempo, cuando las cosas parecían oscuras y que no avanzaban, nunca perdí la fe ni mi horizonte. Sabía que si hoy las cosas no salían como yo quería, mañana seguro lo harían. Indiscutiblemente creí en mí y no acepté que nadie dijera lo contrario. Siempre con la frente en alto afronté el día a día y veo cómo todo esto sirvió para llegar al momento en el que me encuentro actualmente.

Esta ruta apenas está comenzando y aún me falta mucho por hacer. Puedo decir que ya pagué la novatada o el “derecho a piso”. Todo lo que viene es ganancia (no solo económica) y he creado bases sólidas para lo que viene. He estado sembrando por mucho tiempo (y continuaré sembrando todo lo que pueda) y es hora de empezar la recolección.

Quienes han vivido algo similar, estoy seguro que se identificarán con lo que estoy viviendo. Si apenas está comenzando, lo invito a no desfallecer y a seguir adelante. Siempre existe una luz al final del camino, siempre habrá una nueva oportunidad. De forma que si todavía no ha logrado la meta, en el futuro lo hará. Tenga fe en si mismo, siga trabajando y nunca deje de soñar.

Imagen tomada de Flickr.com

4 comentarios
  1. qué buen articulo
    Felicitaciones como emprendedores nos da mucha satisfaccion ver los resultados de nuestro trabajo, ( que no es nada facil) ademas debemos apoyarnos en todas las herramientas (virtuales y reales) que el medio nos ofrece. Recomiendo este link http://www.creceremprendedor.info , brindan buenas herramientas y consejos para los emprendedores.

    Gracias!!! te seguire leyendo

  2. Felicitaciones
    Primero que nada felicitaciones. El trabajo independiente es muy duro, principalmente cuando se esta comenzando. Lo mas dificil es ver que pasa el tiempo y los resultados no se dan. Pero si se sigue adelante, se trabaja y se hace los ajustes necesarios, las buenas noticias siempre llegan.

Deja un comentario