Análisis de progreso bimensual

Los emprendedores, así como cualquier persona que esté realizando un proyecto o un trabajo, debería hacer cada cierto tiempo una pausa y analizar con cabeza fría lo que ha logrado o no ha logrado. En varios artículos del Blog Un Emprendedor hemos hablado como en esta pausa, la podemos tomar para relajarnos y hacer yoga, entre otros, como una manera de tomar un respiro y recargar energía. Hoy completamos estas ideas, con el análisis de progreso.

En el título de este artículo, he propuesto un análisis bimensual. Para que no haya confusión, con esto me refiero a un análisis cada dos meses. Propongo estos dos meses, pues es un tiempo lo suficientemente largo para tener datos de análisis, pero no tan largo que no nos permita hacer cambios. Sin embargo, esto es tan solo una propuesta. Lo invito a que usted mismo decida el tiempo ideal para hacer este análisis, que puede ser entre otros cada 15 días, una vez al mes, cada 3, 6 o 12 meses. Esto lo dejo en sus manos, lo importante es que sea constante y juicioso con la periodicidad que se propone.

Más allá del tiempo periódico para realizar este análisis, el objetivo es realizar el análisis, del cual hablaré a continuación. Hacer este análisis tiene varios propósitos, pero hay 2 principales. El primero es detenernos conscientemente, a través de una pausa y analizar sin emociones los principales sucesos de los últimos 60 días (o de la periodicidad que se haya propuesto). ¿Qué sucedió? ¿Qué fue lo positivo y lo negativo? ¿Logramos las metas propuestas? Si no las logramos, ¿a qué se debe esto? Al hacernos estas y otras preguntas debemos ser imparciales y pensar con cabeza fría, dejando en lo posible las emociones de lado.

La segunda parte del ejercicio es basada en los resultados de la primera. Ya sabemos en dónde estamos, que hemos logrado y que nos falta. Ahora propongamos lo que queremos lograr en los siguientes 2 meses (o la periodicidad seleccionada). Estos objetivos deben ser muy realista y tomando en cuenta que si los podremos lograr en el tiempo que nos hemos dado hasta el siguiente análisis. Seguramente retomaremos algunas metas que nos habíamos propuesto para el periodo que acaba y no logramos concretar, pero esto está bien.

Este es un ejercicio muy enriquecedor y recomendado. La idea no es criticarnos sin sentido, sino mantener un seguimiento a lo que hacemos, pudiendo detectar fallas de manera temprana y aplicando correctivos. Seguro muchas de los objetivos planteados en la segunda parte del objetivo no los lograremos en un solo periodo, pero lo importante es mirar como avanzamos, aunque sea un poco.

Finalmente, la clave para que este ejercicio sea un éxito, es la constancia. Muchas personas tienen dificultad a la hora de seguir estos horarios, por lo cual aconsejo que use un calendario físico o electrónico y se agende con tiempo. Por ejemplo, puede decir que hace este ejercicio todos los primeros viernes de los meses pares, de 7:00 am a 8:00 am, tiempo en el cual será casi imposible tener una reunión u otro compromiso.

Tome este ejercicio como uno de construcción y visualización. En este debe divertirse, más que criticarse. Si no lo hace de esta forma, no está entendiendo el trasfondo del mismo. Si trabaja con otras personas, haga el ejercicio tanto de manera independiente, como en grupo. Y con el grupo, igualmente diviértase.

Imagen tomada de Flickr.com

Deja un comentario